Problemas de seguridad en la era de la Internet de las Cosas

.

Como comentábamos en abril, Internet de las Cosas (en inglés, Internet of Things, abreviado IoT) es un término que se refiere a la conexión a Internet de objetos cotidianos, un concepto con un crecimiento previsible en el sector empresarial. Con el aumento de dispositivos conectados y accesibles en red es importante no descuidar la seguridad informática, como hacen patente casos como el publicado (en inglés) por BitDefender.

Todo dispositivo conectado a la red es susceptible de ser atacado y accedido ilícitamente de forma remota.

En el caso descrito por el artículo se trata de una cámara de vídeo-vigilancia con micrófono y altavoz cuyo funcionamiento de fábrica permite a un atacante activarla y controlarla de forma continuada. Aunque la cámara en cuestión está orientada a un uso doméstico el fallo de seguridad no se encuentra en el entorno donde se instala, sino en una vulnerabilidad del propio aparato.

Como ya comentamos, un dispositivo de red con un mantenimiento deficiente permitió uno de los mayores “ciber-robos” de la historia. En ocasiones el impulso de recortar costes hace que no se consideren las consecuencias potencialmente desastrosas. Si sumamos un número diverso y creciente de aparatos a entornos vulnerables sólo estaremos echando combustible la fuego.

¿Qué debe tener en cuenta una empresa cuando despliega soluciones IoT?

No es cuestión de alimentar miedos sobre tecnologías o conceptos que están de moda, se trata de no dejarse llevar por el impulso de dejar de lado algunas consideraciones fundamentales por intentar aprovechar los beneficios de una nueva tendencia.

En Nexus5 buscamos encontrar el equilibrio para que una empresa disfrute de las ventajas de la IoT con los medios de seguridad y mantenimiento adecuados. Partiendo de unas telecomunicaciones y sistemas de red adaptadas a cada caso, desplegamos los servicios de acuerdo con un plan de seguridad que contempla los requisitos del usuario.

No hay sistemas perfectamente seguros y, habiendo cada vez más dispositivos conectados en red y teniendo el cuenta el factor humano, los fallos dejan de ser una caso de “si se producen” a “cuando se producen”. Por eso también ofrecemos servicios tanto de mantenimiento como de almacenamiento y protección de datos, diseñados y adaptados a cada caso: para que estos fallos queden solucionados con una llamada.

Atendemos todas las incidencias personalmente y tenemos experiencia integrándonos en proyectos y equipos multi-disciplinares.

📞Dinos cómo podemos ayudarte.